Lunes,22 de mayo de 2017

Asier Garitano: "Igual otros se creen más de los que son y por ahí les vienen los problemas, las dudas y los nervios"

Asier Garitano podría haber sido un buen jugador de poker. O de mus. Resulta imposible deducir de su inescrutable rostro qué tipo de jugada lleva. Por suerte para el CD Leganés le dio por entrenar y ha llevado al club pepinero a lo más alto de su historia. Lo ha hecho además desde el sentido común. Sin estridencias ni alharacas. Ni exacerbó las celebraciones con cada éxito conquistado ni ahora pierde la templanza después de cuatro derrotas consecutivas.

Esta semana ha visitado la redacción de Al Cabo de la Calle, tal y como ya hizo cuando dirigía al CD Leganés en Segunda B. Y en Segunda. Le faltaba hacerlo con el equipo pepinero en Primera y también esta vez cumplió. Si alguien sabe que el ‘Lega’ está condenado a sufrir es él. Hasta siete veces en el transcurso de nuestra conversación repite aquello de que lo más importante “es saber quién eres y dónde estas” para no perder la perspectiva. Está convencido de que en el club leganense sobra la confianza que ha faltado en clubes como Granada y Osasuna, pero también de que urge regresar cuanto antes a la senda de las victorias. Y nada mejor que estrenarse en casa el próximo lunes ante un rival directo como el navarro. 

¿Está a día de hoy el CD Leganés donde debería estar según sus cábalas?
Yo no me había hecho ninguna cábala. Tenía desconocimiento de lo que nos podíamos encontrar y poco a poco nos vamos adaptando. Son once jornadas, que tampoco es mucho. Hay momentos con mejores sensaciones y otros peores y lo mejor es esperar a que acabe la primera vuelta para hacer un balance. Esto es un aprendizaje continuo para todos.

Ya, pero seguro que firmaría que acabara el curso hoy mismo, con su equipo 17º y fuera del descenso
Está claro que firmaríamos acabar así. Ves las últimas temporadas y de los equipos que han ascendido la mayoría han vuelto a bajar. Mucha gente nos compara con el Eibar, pero bajó después del primer año deportivamente. El primer año siempre cuesta. Le pasa a todo el mundo porque las diferencias son muy grandes. Lo importante es saber quién eres y dónde estás y a partir de ahí pelearlo porque merece la pena.

¿Responde la Primera división a lo que esperaba?
Bueno. Las diferencias son abismales entre los grandes y los pequeños y en esta categoría nada es sencillo, pero merece la pena estar aquí. Tenemos que ir creciendo, pero yo por lo menos estoy bastante contento. Hay que aprovechar los momentos en los que estás bien y aguantar el tipo en los que estás mal. Tienes que saber quién eres y que vas a sufrir hasta el final, pero como yo digo siempre bendito sufrimiento.

¿Les está costando mucho cambiar el ‘chip’?
Es cierto que éramos un equipo acostumbrado a ganar y a estar con los mejores, pero sabemos dónde estamos y la idea es seguir mejorando para quedarnos aquí. Que vamos a sufrir está claro, pero vemos los equipos y ciudades que tenemos al lado y hasta hace poco hubiera sido impensable estar ahora peleando con ellos, así que toca disfrutarlo.

Resulta paradójico que un equipo acostumbrado a ganar en casa y flojear fuera todavía no se haya estrenado en Butarque y haya recolectado sus tres triunfos a domicilio
Sí, pero las opciones que vayamos a tener de mantener la categoría pasan por Butarque. Cuando salió el calendario me gustó porque muchos equipos con nombre vienen a Butarque en la primera vuelta y en la segunda lo harán equipos que en teoría van a estar abajo y eso es mejor que al revés. Hemos ganado a rivales que para nosotros era muy importante como Granada o Deportivo y ahora viene Osasuna. Para nosotros sería fundamental sacar este partido de casa contra un adversario  que puede estar también ahí abajo.

¿Es el partido ante Osasuna la primera final del curso?
No. Al final la liga son todos los partidos. Nosotros necesitamos competir cada semana porque el final de cada partido es el inicio del siguiente. Si se pierde hay que hacerlo compitiendo y estando metido en los partidos. Hasta la fecha lo hemos llevado bastante bien, aunque las diferencias en Primera son abismales y es importante según con qué equipos no perder.

En cualquier caso hablamos de un partido que trasciende los tres puntos en juego...
Claro. Vienes de cuatro derrotas, necesitas sumar, el rival está por debajo tuyo y si ganas das un salto grande. Eso es verdad, pero tendremos muchísimos partidos muy importantes. De todas formas hay que reconocer que es un duelo fundamental porque en Butarque necesitamos hacernos fuertes y que cambie el estado de ánimo del equipo por encima de los puntos.

¿Qué espera de Osasuna con la llegada de Caparrós?
Normalmente el cambio de entrenador suele reactivar a un equipo, al menos la primera semana. Luego cada uno va donde va. Osasuna al final estará donde tenga que estar independientemente de quien lo entrene. No creo que vaya a estar peleando la UEFA con el cambio de entrenador. Vamos a tener un rival que si ya de por sí es rocoso, ahora un poquito más por ese cambio.

¿Le han trasladado algún mensaje de inquietud desde el club?
No. Lo fundamental es saber quién eres y donde estás y no creo que el Leganés se vaya a confundir en eso porque entonces no tendría cabida en el fútbol profesional. Es importante saber que vas a tener problemas y dificultades, pero que con la tranquilidad y la unión de todo el mundo igual puedes tener opciones para pelear en esta categoría.

¿Y de confianza?
Confianza del club la tengo todos los años. Desde que llegué aquí no he notado inquietud en ningún momento. Y ahora no hay ningùn motivo para tener nervios. Aquí solo noto tranquilidad y normalidad.

¿Le han sorprendido los cambios de entrenador en Granada y Osasuna?
Es extraño sobre todo lo del Granada, un club que hizo una apuesta importante de tres años. Supongo que habrá otros motivos porque es raro que haya ese cambio al mes y medio. En Osasuna también es extraño porque no hace mucho estaba más cerca de segunda B que de Primera. Lo más importante es saber quién eres y dónde estás. Igual otros se creen más de lo que son y por ahí les vienen los problemas, las dudas y los nervios. Yo creo que el Leganés mantendrá la normalidad en todo.

¿Tiene clara la receta para escapar de la 'quema'?
No. Acabo de llegar y no lo sé. Vamos a ir viendo. La idea es estar más cerca de ganar cada partido e ir mejorando en todo para que nos lleve a lo que nos tenga que llevar. Lo importante es tener confianza en la gente, ver qué sensaciones nos da el grupo cada semana y a partir de ahí ser valiente en la toma de decisiones y lo voy a ser siempre.

¿Está abocado el Leganés a mirar al mercado invernal de fichajes?
Hasta entonces faltan cinco jornadas de liga y dos partidos de Copa. Habrá que ver lo que te puede dar la plantilla antes de hacer el análisis

La sensación es que falta gol...
Quizá es porque a nuestra gente de arriba le exigimos mucho trabajo defensivo. Nosotros no podemos fichar un jugador de 10 millones que marque diferencias. En el Leganés es el grupo el que va a poder mantener la categoría y no un jugador determinado.

Cinco partidos en Butarque y cinco llenos, ¿qué le dice el dato?
Que la afición es fundamental. Es un año histórico. La mayoría de la gente no pensaba que esto se pudiera dar en Leganés y por eso está con el equipo. Nuestra afición sabe que es una parte fundamental para que tengamos opciones de cumplir el objetivo y en el momento que haya alguna duda será todo más difícil.

¿Está viviendo el Leganés por encima de sus posibilidades reales?
Estamos al máximo. Primera división en muy poco tiempo. Es una cosa impensable. Para seguir aquí el club va a tener que mejorar en muchas cosas, pero eso no puede ser de la noche a la mañana. Hemos llegado de Segunda B a Primera muy rápido y para competir aquí necesitas mejorar muchas cosas y también tiempo.

Ya sé que es parte implicada, pero ¿se atrevería a apostar dinero por la permanencia del Leganés?
Sí, sí. Yo tengo mucha confianza en que este equipo cumpla el objetivo de mantenerse y siga creciendo en el futuro. No hay nada que me diga que no lo podemos conseguir. Con el trabajo del día a día y la ilusión que tenemos lo podemos conseguir.