Domingo,23 de abril de 2017

El CF Fuenlabrada es ya el único equipo imbatido del grupo II

Foto: Jorge Muriel/AlbertoLópez

Hay ocasiones en que el mejor ataque es una buena defensa. El CF Fuenlabrada puede dar fe de ello. Transcurridas tres jornadas de campeonato liguero en Segunda B, el equipo fuenlabreño todavía no ha recibido un solo gol después 270 minutos de juego. Por ahí se explica en gran parte la privilegiada tercera posición que ocupa y la imagen de creciente solidez que transmite partido a partido.

El dato de que ya es el único equipo del grupo II que permanece imbatido llama aún más la atención si se tiene en cuenta la condición de exdelantero de su técnico, Fernando Morientes, quinto máximo realizador en la historia de la selección española. Esa demarcación de ariete en su etapa de jugador no le ha impedido, sin embargo, entender desde el banquillo la importancia de la solvencia defensiva en todo equipo que se precie y aspire a conseguir algo importante.

No en vano, solo 7 de los 80 equipos que conforman  los cuatro grupos de la categoría de bronce del fútbol español mantienen su marco a cero a estas alturas de competición y todos ellos ostentan privilegiadas posiciones en la tabla clasificatoria.
Bajo estos parámetros, y sin perder un ápice de su solvencia atrás, al Fuenlabrada le bastó el pasado domingo un penalti transformado por Jean Carlos en el tramo final del encuentro ante el Guadalajara para embolsarse tres nuevos puntos y encaramarse a la tercera plaza.

“En tres jornadas no nos han hecho oportunidades claras”, recuerda Morientes antes de admitir que “el trabajo de la línea defensiva está siendo excepcional”, un mérito que reparte entre todo el equipo, aunque se detiene especialmente en la figura de Marc Rovirola, “cuya incorporación nos ha dado la vida y nos está aportando muchísimo”.

Arrancar bien el curso fue uno de los desafíos que se marcó el nuevo técnico. “Era interesantísimo empezar bien estos tres o cuatro primeros partidos”, explicaba tras el duelo ante el Guadalajara, “para coger este nivel de confianza que hace que los jugadores se suelten sobre el terreno de juego”.

Foto: Jorge Muriel/Alberto López